Turquía llega a la final en un partido para el infarto

Por: Agustín Pincheira

El dueño de casa debió esperar hasta la última centésima de segundo para poder vencer a Serbia 83 a 82 y así obtener la tan ansiada clasificación a la final del Mundial de básquet. Los serbios hicieron un gran partido pero cedieron cuando faltaban solo cuatro segundos. Una pésima defensa, permitió el doble de Tunceri, que se convirtió en el héroe del encuentro.

Serbia se mostró mucho más seguro y efectivo que los turcos. Aprovecharon su alta efectividad desde 6,25 y tomaron rápidamente la ventaja en el marcador. Turquía dependía de las acciones que podía realizar Hidayet Turkoglu, la gran figura del equipo. La presión del público parecía no ejercer ningún efecto en el seleccionado eslavo, que se fue al descanso con una ventaja de siete puntos (42-35).

Milos Teodosic fue, a pesar de la derrota, la gran figura del partido. Ya había demostrado todo su talento en el partido de cuartos de final ante España, donde consiguió el triple de la clasificación. Hoy se hizo cargo de todas las responsabilidades. El solo logró más asistencias que todo el equipo turco (11 a 10) logró 13 puntos y 6 rebotes.

En el comienzo del periodo final, Serbia mantenía una ventaja de tres puntos. Más de quince mil espectadores gritaban fervorosamente. El estadio era un hervidero. Cada rebote debajo del tablero era una autentica batalla entre los internos. Luego de sacar cuatro puntos de una jugada antideportiva, los locales igualaron el marcador. Hasta el segundo final se repartieron puntos constantemente. A falta de 4 segundos, los visitantes consiguieron un doble que les daba la ventaja 82 a 81. Bogdan Tanjevic pidió su último tiempo muerto para planificar su movimiento final. Todo un país no podrá dormir tras esa jugada. Cuando los cinco serbios se preocupaban en dificultar la salida en el mediocampo, el alero Kerem Tunceri apareció sin ningún tipo de marca y anotó una bandeja que jamás olvidará. Solo quedó medio segundo para que Serbia intentara, sin éxito, algún tipo de milagro deportivo. Fue 83 a 82. Turquía aprovechó su oportunidad e intentará hacer historia mañana ante los Estados Unidos.

Serbia tiene un karma que lo persigue. Las derrotas por un punto y sobre el límite de tiempo. En la primera ronda había perdido de igual manera ante Alemania. Y como olvidase de aquel doble de Emanuel Ginobili en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Explore posts in the same categories: Mundial de Básquetbol

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: