Argentina terminó festejando, en un debut complicado

Por: Agustín Pincheira

El seleccionado argentino de básquet, obtuvo una ajustada victoria ante Alemania por 78 a 74 en el marco de la primera jornada del Campeonato Mundial de Turquía. El equipo de Sergio Hernández, que mantuvo diferencias hasta el último cuarto, casi es sorprendido por los europeos. Delfino y Prigioni fueron determinantes. Argentina es uno de los líderes del Grupo A.

El desarrollo del primer tiempo fue realmente muy parejo, ninguno de los dos equipos prevaleció sobre el otro, ni en el juego, ni en el resultado. Pablo Prigioni demostró todo su talento al lograr precisas asistencias para Oberto. Cuando los teutones mejoraron su juego, de la mano de sus internos (especialmente Jagla de 2,10 metros), llegó el recambio desde el banco. Paolo Quinteros y Luis Cequeira le dieron frescura y picardía al equipo que cerró el primer parcial arriba 23 a 18.

En el segundo cuarto, los alemanes tomaron la iniciativa y se acercaron en el marcador con los triples de Greene y Jagla. Argentina perdió una diferencia de nueve puntos a su favor. La marca contra Luis Scola era muy dura y no pudo tomar el protagonismo que el conjunto necesita. Sobre la chicharra de fin de cuarto, el estadounidense nacionalizado Demond Greene le dio la ventaja a Alemania con un impresionante disparo. Argentina cerró el primer tiempo con un bajo porcentaje en libres y dobles.

El entretiempo le vino muy bien a nuestro seleccionado, ya que se mejoró en todas las líneas. Scola realizó todos los puntos que no había conseguido en los dos cuartos anteriores y Delfino hizo olvidar la ausencia de Emanuel Ginóbili, al desplegar un gran juego y siendo muy efectivo en sus lanzamientos, especialmente en los de larga distancia. El entrenador Dirk Bauermann no pudo contrarrestar las innumerables pérdidas que realizaban sus dirigidos. En ese periodo todo fue de la albiceleste que logró una diferencia de once, que parecía definitiva para el partido.

En los diez minutos finales, Argentina sufrió demasiado. Hernán Jasen cometió innumerables errores, que eran aprovechados por el gigante Jagla y por el base Steffen Hamann. Los teutones igualaron a tres minutos. Se venía un final emocionante. Cuando Argentina ganaba solo por un punto a falta de 10 segundos, el propio Jasen, que no había tenido un buen partido, recuperó un balón fundamental que finalizó en una falta contra Delfino, que encesto ambos libres para obtener una ventaja de tres. Hamann falló sus dos lanzamientos, tras una falta organizada desde el banco, lo que aseguró la victoria para los dirigidos por Hernández.

Argentina obtuvo un triunfo clave, pensando en los cruces de la segunda ronda. La experiencia de Scola y Oberto, el cerebro de Prigioni y la mano de Delfino fueron la diferencia ante una selección que extrañó demasiado la ausencia de Dirk Nowitzky. Argentina debe mejorar para tratar de llevarse el título y mañana ante Australia será una buena oportunidad para mostrar progresos.

Explore posts in the same categories: Mundial de Básquetbol

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: